Peronismo para la Derrota, ¿Qué sucederá ahora? [Opinión]

La Argentina que se viene después de las elecciones. Un triunfo histórico del frente que lidera el presidente Macri.

Ni el más optimista de los asesores del frente Cambiemos pensó que el triunfo iba ser tan contundente. Salta, Entre Ríos, provincias peronistas, se pintaron de amarillo, Córdoba, derrota aplastante del gobernador. Mendoza, que en las PASO, el oficialista Cambia Mendoza ganó por un 8 % de diferencia, esta vez ganó por el 20 %. Ganó en Santa Fé, en la provincia de Santa Cruz.

Si bien no se puede decir que no tiene todavía mayoría parlamentaria, es probable que con la ayuda de los legisladores del massismo, más el aporte del peronismo complaciente que lideran Ángel Pichetto y Diego Bossio, pueda aprobar muchas de las medidas que antes no podía. Reforma laboral y previsional parecen ser los próximos temas a tratar.

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner obtuvo el segundo lugar, con su Unidad Ciudadana, que compitió en estas elecciones por fuera del peronismo tradicional, que no superó el 6%.  Queda por ver cómo se armará de ahora en adelante el Partido Justicialista, que fue el gran perdedor en estos comicios y si Cristina Fernández podrá ser la líder de la oposición o si el resto de los legisladores peronistas la aíslan, cosa que no extrañaría de estos políticos, más interesados en no perder sus lugares que en pensar en la gente.

Me quiero detener en mi provincia, Mendoza. Si el triunfo de Cambiemos a nivel país fue contundente, en la provincia fue aplastante. El frente peronista Somos Mendoza quedó a 20 puntos de Cambia Mendoza, perdió votos en manos de un partido que se presentaba por primera vez de la mano de una ONG, Protectora el Partido Intransigente, que sumó el 17 % de los sufragios.

El Justicialismo mendocino viene sufriendo derrotas electorales a manos de la Unión Cívica Radical, Frente Cambia Mendoza y a pesar de esto, se mantienen los mismos referentes, que no han hecho la lectura correcta de que la sociedad mendocina ya está cansada de una dirigencia partidaria, que no solo han tenido malas gestiones sino que además no hace la autocrítica necesaria ni es un paso al costado como correspondería después de años ocupando lugares de poder.

Queda por ver si este triunfo y las leyes que se están anunciando, tienen como repuesta más conflictividad social, gente en las calles protestando. Y para la oposición se viene sin dudas un tiempo de renovación, si es que piensa en gobernar nuevamente.

Alejandro Correa

¡Compártelo en tus Redes!