¿Por qué tener un perro en casa puede beneficiar nuestra salud?

Los beneficios de tener un perro en casa van mucho más allá del compañerismo, y en ocasiones a nuestros amigos peludos no les valoramos como se merecen. Ellos multiplican la buena energía, aplacan las tristezas y logran incorporarse como verdaderos miembros de nuestra familia.

Diversos estudios científicos realizados a lo largo de 25 años han demostrado que tener un perro en casa es muy favorable para la salud. A continuación te presentamos los cinco más importantes:

1. Menos sedentarismo

En la sociedad actual vivimos con mayor ajetreo, lo que nos deja poco o nada de tiempo para la actividad física. Pero quienes tienen perros hacen más ejercicio que las personas que no los tienen, según lo informa varios estudios.

Una de las investigaciones al respecto pudo descubrir que más de 2.000 personas adultas que tenían perros en sus casas y salían habitualmente a caminar con sus mascotas, contaban con una mejor condición física y eran menos propensos a la obesidad que aquellas que no tenían perros y eran sedentarios.

2. Reduce el estrés y aumenta la autoestima

Quizá uno de los mayores beneficios de tener perro es que nos brindan apoyo emocional permanente, las 24 horas del día. Por instinto, los perros perciben cuándo necesitamos más de su compañía, lo que nos ayuda a mejorar nuestro sentido de pertenencia, reduce el estrés y aumenta nuestra autoestima.

3. Mejora la salud del corazón

Con seguridad, tu corazón ama en más de una forma a tu perro. Algunos de los más completos estudios en esta materia señalan que los perros pueden mejorar la salud de nuestro corazón.

Convivir con estas mascotas, además de reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, ayuda a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos. Incluso aumenta las probabilidades de sobrevivir a un infarto a quienes tienen problemas cardíacos.

4. Proteje contra las alergias

Investigaciones científicas han podido demostrar que la exposición a la caspa de los perros durante nuestros primeros años de vida nos ayuda a prevenir alergias en el futuro. Concretamente, infantes de menos de 1 año que en su casa tenían perros o gatos como mascotas presentaron una disminución en el desarrollo de alergias años más tarde, para cuando tenían 6 o 7 años.

5. Activa la vida social

Llevar nuestro perro al parque o darle una vuelta por el barrio podría beneficiarnos más de lo que creemos. Caminar junto a un perro implica conversar regularmente con los vecinos, otros propietarios de perros, etc., y contribuye a estar socialmente conectados.

La revista Applied Developmental Science publicó en 2014 un estudio en el que un grupo de adultos jóvenes dueños de perros manifestaron sentirse más conectados con sus comunidades. Y la ciencia ha demostrado además que, quienes llevan una vida social más activa, son más felices y longevas.

Fuente: El encantador de perros

¡Compártelo en tus Redes!