Por qué poner una puerta a la chimenea

Son múltiples los beneficios de contar con una chimenea en el hogar. El primero y más importante es la calidez que aporta durante los meses más fríos del año. De hecho, son muy habituales en las pequeñas ciudades o pueblos, donde también son vistas como una pieza decorativa que nunca pasa de moda.

Con el transcurso de los años, y ante el desarrollo de nuevos tipos de combustibles y artículos para darle una nueva vida, se han presentado alternativas como las puertas para chimeneas, que son útiles a la hora de ofrecer más seguridad y ventajas medioambientales.

Además, evitan la salida de humo a la estancia, mejoran el rendimiento térmico de la chimenea, se genera menos suciedad y, por consiguiente, un menor consumo de leña.

beneficios de contar con una chimenea en el hogar

Existen portales especializados en Internet como puertasparachimeneas.com, que es una web de puertas para chimeneas donde se pueden encontrar los modelos prefabricados u opciones hechas a la medida.

Mantener la seguridad

Para ofrecer más detalles sobre sus ventajas, hay que destacar el aspecto de la seguridad, que es uno de los factores más importantes a considerar en el hogar.

Hay casos en los que las personas pueden quedarse dormidas con la chimenea encendida. En otras ocasiones también es posible que se produzca un accidente si las llamas llegan a saltar fuera de la chimenea.

Para evitar estos casos, la instalación de las puertas de chimenea es la solución más recomendada.

instalación de las puertas de chimenea

Ante la duda de cómo montar una puerta de chimenea, el punto de arranque es medir el hueco disponible. En la página web se explican cuáles son los pasos a seguir para fijar la puerta con seguridad. Las herramientas a utilizar son: un taladro con broca, una llave inglesa y una pistola con silicona que servirá para sellar con la masilla.

El proceso es sencillo y sin complicaciones. Las puertas con cristal convierten a las chimeneas en un sistema de calefacción eficiente. El material tiene la capacidad de resistir la temperatura interior, al mismo tiempo que se disfruta de la calidez y del fuego que despide la leña. Cada cristal puede soportar hasta 760 grados centígrados de temperatura. Su grosor suele ser de 4 milímetros. Así entonces, decorar con una puerta en la chimenea resulta además de estético, muy funcional.

¡Compártelo en tus Redes!