Científicos del departamento de la genética, la evolución y el medio ambiente del ‘University College’ de Londres desarrollaron un modelo basado en el cambio climático, capaz de predecir el brote de enfermedades transmitidas de animales a humanos, como el Zika, el Ébola e incluso la fiebre amarilla, entre otras.

En el informe publicado por Reuters, los autores del modelo lo describen como “una mejora importante en nuestra comprensión de la propagación de enfermedades zoonóticas” que podría ayudar a los gobiernos a prepararse mejor para hacer frente a brotes epidémicos, y a tener en cuenta los riesgos cuando elaboren políticas que puedan afectar al medio ambiente.

“El modelo tiene también el potencial para observar el impacto del cambio global en muchas enfermedades a la vez”, dijo la profesora Kate Jones, codirectora del estudio.

Clima y población

Los investigadores utilizaron las ubicaciones de 408 conocidos brotes de la fiebre de Lassa, una enfermedad endémica transmitida por ratas, que se propagó en África Occidental entre 1967 y 2012. Junto a ello consideraron también los cambios en el uso del suelo y el rendimiento de los cultivos, la temperatura y las lluvias así como el comportamiento y el acceso a la asistencia médica.

Además identificaron las múltiples subespecies de rata que transmite el virus de Lassa a los humanos, con el fin de mapear su localización frente a los distintos factores ecológicos.

La fiebre de Lassa se transmite a los humanos a través del contacto con alimentos o enseres domésticos contaminados por la excreta de roedores.

“Nuestro método predice con éxito los brotes de enfermedades zoonóticas individuales mediante la correlación de los cambios en la distribución de los portadores de virus con la mecánica de cómo esa enfermedad se transmite de animales a personas,” explicó en científico David Redding, quien también co-dirigió el estudio.

“Esto nos permite calcular con qué frecuencia las personas son propensas a entrar en contacto con los animales que contagian la enfermedad y el riesgo de que el virus se extienda.”, agregó Redding.

El estudio probó el modelo con la fiebre de Lassa y encontró que el número de personas infectadas con esta enfermedad pasará de unas 195.000 a 406.000 en 2070 debido al cambio climático y al crecimiento de la población humana.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR