geoingeniería solar

Investigadores de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, lanzarán a la estratosfera de la Tierra (a 20 mil metros de altura) inyecciones de aerosoles para analizar la viabilidad y los peligros de alterar el clima de forma deliberada con el objetivo de frenar el calentamiento global, en el marco del más grande programa de geoingeniería solar llevado a cabo en el mundo hasta hoy.

El programa, con un costo de 20 millones de dólares y financiado en gran parte por Bill Gates y otras fundaciones, será puesto a rodar en 2017 y su propósito será establecer si a través de la tecnología es posible simular con seguridad los efectos del enfriamiento de la atmósfera generado por una erupción volcánica.

En épocas pasadas, grandes emisiones expulsaron millones de toneladas de dióxido de azufre hacia el cielo y eso pudo contribuir a la disminución de las temperaturas en los siguientes meses.

Así entonces, en cualquier momento del año próximo los profesores Frank Keutsch y profesores David Keith y Frank Keutsch lanzarán un globo con capacidad de sostenerse a gran altitud, que incorporará una góndola dotada de sensores y propulsores. Tras los experimentos previos, ese mecanismo pulverizará componentes como óxido de aluminio, dióxido de azufre o carbonato de calcio para que los sensores midan la reflectividad de las partículas, su grado de dispersión o unión y la manera en que interactúan con otros elementos de la estratosfera.

Primeras pruebas oficiales

La revista ‘MIT Technology Review’ señala que se trata de las primeras pruebas oficiales de geoingeniería realizadas fuera de un laboratorio controlado o una simulación en computadora, un hecho que resalta la preocupación de la comunidad científica por el cambio climático.

El principal asesor del secretario general de la ONU sobre el cambio climático, Janos Pasztor, ha enfatizado que los investigadores de Harvard solo van a dispersar mínimas cantidades de esos compuestos, que estarán condicionados a rigurosos controles.

Posibles efectos secundarios

Con un video promocional del programa, los científicos de Harvard proponen reorientar el 1% de los fondos actuales de mitigación del clima al proyecto de geoingeniería con la premisa de que la Tierra podría protegerse con un escudo solar que costaría 10.000 millones de dólares anuales.

No obstante, a algunos expertos de alto nivel de la ONU les preocupa que esos experimentos resten recursos a sistemas de mitigación ya probados, como la energía solar y eólica, para asignárselos a otros que podrían ocasionar desastres indeseados, informa ‘The Guardian’.

“Reducir la radiación solar entrante afecta al clima y al ciclo hidrológico”, advierte también Kevin Trenberth, autor principal del panel intergubernamental de la ONU sobre el cambio climático, indicando además que esto “promueve la sequía, produce desestabilización e incluso puede llegar a provocar guerras“.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR