Falsos positivos herpes genital

Uno de cada seis estadounidenses entre 14 y 49 años de edad padece de herpes genital, una infección de transmisión sexual causada por 2 subtipos del virus herpes simplex (HSV), HSV-1 y HSV-2. Otras personas creen tenerlo, pero desconocen que el examen de sangre con el que se detecta suele arrojar falsos positivos.

La prueba más común para detectar el herpes, un examen de inmunoglobulina (IgM) llamado ‘HerpeSelect‘, es tan poco fiable que el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF) ha sugerido a los médicos no hacerla a pacientes que no presenten señales de la enfermedad.

Atención a los síntomas

Entre los síntomas asociados a la infección por HSV se encuentran ampollas, picazón, sensación de ardor si la orina cae sobre las llagas, dolor y sangrado en el área infectada. Aunque se pueden encontrar distintos métodos sobre cómo combatir el herpes genital y aliviar sus síntomas, la enfermedad hasta ahora es incurable.

El USPSTF afirma que el beneficio de los exámenes rutinarios para el herpes es pequeño, debido a que no es probable que una detección temprana plantee una diferencia significativa.

Error en los diagnósticos

Uno de cada dos resultados positivos que arroja el test del herpes puede ser falso, según el más reciente informe del USPSTF. No hay datos precisos sobre las tasas de detección, por lo que resulta complicado conocer cuántas personas podrían estar viviendo con un diagnóstico erróneo.

Aun así, “las personas deben estar alerta y ser conscientes de las señales y síntomas del herpes genital, es importante que hablen con su médico o un enfermero si tienen dudas o preocupaciones”, indicó Ann Kurth, decana de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Yale. “Especialmente recomiendo esto a mujeres embarazadas, porque existen procedimientos que los médicos pueden efectuar para proteger a los bebes de la infección durante el parto”.

Lo que el USPSTF sí aconseja son las pruebas de otras enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea, la clamidia, el VIH y la sífilis. Recomienda además a los profesionales de la salud orientar a los pacientes con alto riesgo de contraer este tipo de infecciones.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR