Este gráfico sobre la evolución humana que has visto a lo largo de tu vida poco se ajusta a la realidad

Este gráfico sobre la evolución humana que has visto durante toda tu vida poco se ajusta a la realidad

Existen muchos elementos icónicos de la evolución humana, desde la increíble instantánea de la Tierra llamada Blue Marble hasta la legendaria doble hélice. Sin embargo, la representación más conocida de la evolución humana se remite a la imagen en seis pasos que se ha consolidado como una de las “postales” más aclamadas de la ciencia. Pese a ello, existen muchas dudas en cuanto a su veracidad. No se ajusta a la realidad.

La mayoría de las personas reconocen al hombre desnudo que se encuentra en la parte derecha de la imagen, conocido como Homo Sapiens, que corresponde a un humano con una morfología evolucionada. El hombre que le sigue con actitud huraña es el Cromañón, un tipo con características más rudas.

Tras él está el hombre de Neandertal y sigue sus pasos el Ramapithecus. A continuación, se encuentra el Oreopithecus y, por último, un simio de pequeño tamaño, con un aspecto similar al mono catalogado como Dryopithecus.

Origen de la imagen

En este punto hay que preguntarse: ¿Cuál es el origen de la premisa evolutiva de esta imagen? Todo apunta al siglo XIX, aunque la aparición del gráfico no tendría lugar hasta el año 1965, en un volumen específico cuyo título era Early Man. El equipo editorial hizo un inciso donde aclararon que no querían dar por sentado que el hombre evolucionaba de un pequeño mono.

The March of Progress
Ilustración original de la Marcha del Progreso (1965) con vista extendida (arriba) y vista resumida (abajo). – Wikimedia Commons

Por otro lado, la obra que escribió el antropólogo estadounidense Francis Clark Howell ofrecía una perspectiva diferente de la evolución. Incluso llegó a advertir de que la famosa ilustración no se interpretara de modo literal, ya que no representaba la evolución de una especie a la otra.

A pesar de todo, aquel libro fue un éxito y popularizó la imagen. El gráfico original representaba a 15 primates diferentes, uno detrás del otro, bajo el título de Camino al Homo Sapiens. La versión resumida en seis pasos se conoció como Marcha del Progreso.

Así fue el origen de todo. De esta forma surgió uno de los memes científicos que más controversia generaría. ¿Por qué razón? Para empezar, en esta imagen solo hay hombres. Como otros animales, los humanos se reproducen sexualmente, por lo que queda un asunto inconcluso al no hacer referencia al género femenino.

Meme evolución humana
Imagen: Una de muchas versiones del meme -Wikimedia Commons.

¿Por qué no se ajusta a la realidad?

El primer error del gráfico es que está representando la evolución a partir de un solo género: eso no tiene ningún fundamento. Y, por otra parte, ni siquiera tenemos una relación directa con ninguno de ellos.

Howell, el antropólogo, señaló que el Oreopithecus fue un ser poco relevante en la historia. Vivió millones de años en la zona sur de Europa, pero su extinción fue rápida. Además, según un estudio reciente, parece ser que ni siquiera era bípedo.

En cuanto al Cromañón, ya no se considera como parte de la llamada evolución. Tampoco es cierta la vinculación evolutiva con el Neandertal, tal como el gráfico sugiere. El hombre moderno y el de Neandertal existieron al mismo tiempo hace unos 40.000 años, por lo que somos contemporáneos y compartimos un ancestro.

Mural antiguerra
Mural antiguerra en Teherán (Irán), 2007. – Wikimedia Commons

No obstante, el mayor problema de la imagen es representar la evolución humana como un proceso lineal y literal, ya que no es posible que una especie mute en otra. El proceso está más relacionado con la genética y con la adaptación, lo que significa que aquellos que consiguen adaptarse mejor a las condiciones del medio serán los que se reproduzcan más, propagando sus genes.

Es preciso señalar que hay otros especímenes, con los cuales compartimos ancestros, que también salieron triunfadores en la evolución, como es el caso de los orangutanes y los chimpancés, pues todavía existen y continúan adaptándose a su entorno. Para expresarlo de forma gráfica, la historia de la humanidad sería más similar a un árbol con miles de ramificaciones que a los seis pasos planteados en la popular ilustración.

¡Compártelo con tus amigos!