pez baboso de Mariana

A una profundidad de 8.178 metros, más de la mitad del trayecto que lleva al fondo de la fosa de Las Marianas (el lugar más profundo de la corteza terrestre), habita una especie abisal llamada el pez baboso de Mariana (Pseudoliparis swirei) que recién ha batido el récord al animal capturado a mayor profundidad. Y su aspecto no podría describirse de otra forma: un “pequeño monstruo”.

En 2014 el pez había sido observado por primera vez a 7.895 metros, pero ahora los japoneses lo han hallado en cercanías de la isla de Guam (Pacífico occidental) aún a mayor profundidad: 8.178 metros, y han conseguido capturarlo para analizarlo en la superficie.

Foto: Mackenzie Gerringer/University of Washington, University of Hawaii

Extraordinaria estructura ósea

El investigador e la Universidad de Washington Mackenzie Gerringer, que participó en el descubrimiento del pez, señala que “el animal no parece gran cosa en la superficie”. Y tiene razón, parece un cruce anómalo entre renacuajo y filete crudo de pechuga de pollo.

Pese a su apariencia, se trata de una especie asombrosamente habituada a estar en profundidades en las que moriría casi cualquier otra criatura. Permanecen en grupos y con sus bocas pueden succionar pequeños peces y crustáceos del fondo arenoso. Lo que la comunidad científica aún no logra explicar es cómo su blando cuerpo puede soportar las intensas presiones que a más de 8.000 metros de profundidad se experimentan.

Imagen de tomografía computerizada del pez caracol. La mancha verde es un crustáceo en su estómago.

Los escáneres de tomografía computarizada que permiten ver la estructura ósea y los órganos internos del pez baboso podrían contribuir al desarrollo de nuevos materiales o estructuras.

¡Compártelo en tus Redes!