Por qué algunas bebidas alcohólicas producen más resaca que otras

Sobre la saca existen numerosos mitos. Entre los más mencionados está aquel que asegura que las bebidas alcohólicas dulces producen mayor malestar al siguiente día. Se comenta también que la resaca es producto de una insuficiente hidratación. Pero la causa real de la resaca es muy distinta, y en parte depende del tipo de bebida.

Cabe resaltar que aún no se conocen exactamente todos los procesos patológicos que generan en nuestro organismo el cuadro de desagradables síntomas tras beber mucho alcohol que conocemos como resaca. Lo que sí está bien claro es que estas molestias no las provoca el azúcar en las bebidas ni la falta de hidratación. El responsable de esta equivocada apreciación es el hecho de que varios de los síntomas concuerdan con los causados por la deshidratación severa, pero su procedencia es muy diferente y se encuentra en unas sustancias volátiles llamadas congéneres.

El curioso nombre de congéneres lo llevan porque se trata de sustancias residuales formadas en pequeñas cantidades durante el proceso de obtención del alcohol. De ellas depende el característico aroma y sabor de algunos licores. Desafortunadamente, muchas congéneres como la histamina, el acetaldehído, el metanol y algunos tipos de polifenoles se convierten en tóxicas en altos volúmenes o se metabolizan en otras que son tóxicas.

¿Cómo evitar la resaca?

Se conoce desde el año 2008 que los congéneres producen trastornos a nivel endocrino e inmunológico que se manifiestan con los particulares síntomas de la resaca: sed, dolor de cabeza, alteración del sistema nervioso, molestias gástricas…

Obviamente, la mejor forma de evitar estos malestares es no consumir bebidas alcohólicas en absoluto. Sin embargo, quienes lo hagan pueden tomar algunas medidas con el fin de limitar la ingesta de congéneres cuando consumen alcohol.

El truco que mejor funciona es evitar las bebidas reposadas o fermentadas, que son las que poseen mayor cantidad de congéneres debido a su proceso de preparación. El whisky, los vinos tintos, el cognac y los licores de color oscuro generalmente son los que más resaca producen. En vez de ellas, podemos elegir bebidas destiladas y filtradas como la ginebra o el vodka.
Desde luego, el factor más importante es la cantidad de alcohol que se ingiera, por lo que el mejor aliado para evitar la resaca es y será siempre la moderación.

¡Compártelo en tus Redes!