El canal de YouTube TechRax ha preparado un video donde deja caer desde una altura de 1,5 metros los buques insignia de las compañías Apple y Samsung (iPhone 7 y Galaxy S8) para probar su resistencia.

Al precipitar ambos teléfonos inteligentes de lado, sufrieron daños leves: solo se les raspó o descascarilló la pintura de una de las esquinas de sus carcasas. Sin embargo, cuando cayeron con la pantalla de cara al suelo, no salieron tan bien librados.

En concreto, el iPhone 7 llevó la peor parte, dado que casi toda su pantalla de partió y dejó de funcionar, hecho que resultó aún más preocupante. De otra parte, la pantalla del Samsung Galaxy S8 también sufrió daños, pero en menor grado, mientras que su panel táctil siguió funcionando y se pudo usar nuevamente.

El video que muestra el duelo entre estos dos titanes de la telefonía móvil ya acumula más de 1,61 millones de visitas en YouTube.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR