El cambio climático responsabilidad de todos

Es cierto que los gobiernos tienen dentro de sus funciones propiciar y procurar el bienestar de la población, a través de acciones eficaces, abiertas y democráticas para garantizar una mejor calidad de vida, así como generar las condiciones para la inclusión y la equidad social asegurando procesos que promuevan un ejercicio activo de la ciudadanía y garantizar el impacto de las políticas y programas sociales.

Uno de los principales retos que afrontan los Estados actualmente, es enfrentar el cambio climático, como la mayor amenaza ambiental del planeta, por los impactos económicos, sociales, políticos, culturales y ambientales que causarán grandes daños a todas las regiones del mundo.

El cambio en el clima se debe a la quema de combustibles fósiles como petróleo, carbón y gas para producir energía, este proceso libera gases de efecto invernadero a la atmósfera causando el aumento en la temperatura y la distorsión del clima mundial.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, lo define como un “cambio de clima atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante periodos de tiempo comparables”.

Colombia no está excluida de este proceso, según datos del IDEAM “Se estima que en el 2050 habrá desparecido el 80% del área glaciar del país y el 60% del área de páramos estará altamente degradada”, otros informes revelan que se han perdido partes de las playas, algunas regiones presentan lluvias muy fuertes, otras sequía, disminución de los niveles de los ríos, veranos más intensos, peligro de extinción de algunas especies por el aumento de temperatura y daños irreversibles al ecosistema, desastres naturales, esto por mencionar solo algunas consecuencias.

Algunas de las grandes acciones realizadas por el país para enfrentar el fenómeno son: aprobación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre cambio climático, aprobación del Protocolo de Kyoto, designó al IDEAM como la entidad coordinadora de la elaboración de Comunicaciones Nacionales, se creó la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono (ECDBC), la cual es un programa de planeación del desarrollo para desligar el crecimiento de las emisiones de gases efecto invernadero del crecimiento económico nacional, entre otras.

Sin embargo, el aporte de los ciudadanos para frenar el cambio climático es vital, se puede empezar por reducir el uso del vehículo particular, utilizar más el transporte público o usar medios alternativos como la bicicleta o caminar, reutilizar, reciclar, reducir el consumo de carnes porque la ganadería es uno de los mayores contaminantes, evitar el consumo de alimentos procesados, cuidar los árboles, las fuentes de agua, ahorrar energía, evitar el uso de pitillos y bolsas plásticas.

La información al respecto es amplia, es necesario que tanto ciudadanía como gobierno se apropien del tema para generar acciones en beneficio de todos.

Janeth Franco Silva

¡Compártelo en tus Redes!