Se derrumba la leyenda: Los restos del Yeti resultaron falsos, serían de otros animales
Exhibición del abominable hombre de las nieves en Monsterpalooza 2011 - Wikimedia Commons

Los supuestos despojos mortales del Yeti o abominable hombre de las nieves guardados en museos y colecciones privadas resultaron falsos, así lo asegura una investigación de la Universidad de Buffalo (EE.UU.), según publica el diario británico Metro.

“Nuestros hallazgos sugieren que los fundamentos biológicos de la leyenda del Yeti provienen de los osos locales, y nuestro estudio demuestra que la genética debe ser capaz de desentrañar otros misterios similares”, explicó la doctora Charlotte Lindqvist, quien encabezó el grupo de científicos que ha publicado una investigación dedicada a la historia evolutiva de los enigmáticos osos en la revista Proceedings Of The Royal Society B.

Los especialistas lograron determinar que los ocho grupos de los supuestos restos que existen de la criatura, integrados por huesos, dientes, piel, pelo y muestras fecales, son de varios osos y hasta de un perro.

¿Se derrumba la leyenda del Yeti?

Todas esas evidencias, recopiladas en la meseta tibetana y en el Himalaya, eran presentadas como pruebas de la existencia del Yeti. Pero los análisis de ADN han dicho otra cosa, y nada tienen que ver con las misteriosas y enormes criaturas peludas parecidas a los seres humanos que habitan supuestamente en distantes regiones de el Tíbet, Nepal y algunos territorios montañosos de Rusia.

Entre las supuestas partes de Yeti analizadas por el grupo de Lindqvist se encuentran un pedazo de piel conservado de la garra de un Yeti y una porción de hueso de la pierna de una de las criaturas halladas en una madriguera tibetana. El trozo de piel terminó siendo de un oso negro asiático y el fragmento de hueso, de un oso tibetano.

La leyenda del Yeti hace parte de la tradición tibetana y su historia se remonta siglos atrás. Si bien existen múltiples historias, fotografías borrosas y hasta algunas grabaciones de la supuesta criatura, no hay una evidencia concluyente de que el Yeti sea real. El nuevo estudio ha demostrado que varias especies de osos contribuyeron al mito.

¡Compártelo en tus Redes!