isla de Pascua

El planeta alberga muchos lugares misteriosos, y uno de ellos es la hermosa Isla de Pascua, ubicada en la región de Valparaíso, Chile, donde reposan enormes tótems o ídolos conocidos como Moái, que fueron dejados allí por una antigua civilización polinesia. Pero esta región podría desaparecer.

Un informe del New York Times explica que la erosión causada por años y años de mareas, han deteriorado las plataformas (ahus) donde se sitúan los Moái y otros restos antiguos, que son el legado de la cultura Rapa Nui y que, además, le dan su popularidad a esa región.

El problema parece serio, pues la Organización de las Naciones Unidas (ONU) lanzó una advertencia. El organismo aseguró que el desgaste causado por el incremento del nivel del mar podría destruir las estatuas por completo. Se prevé que las aguas aumenten 1.5 metros para el año 2100, pero desde la ONU temen que las tormentas y olas empeoren el panorama.

Camilu Rapu, El líder de la organización indígena que controla el Parque Nacional Rapa Nui, que se extiende por el 40% de la superficie de la isla, dijo sentir “impotencia” y dolor” al saber que no podrá proteger lo que asegura son los huesos de sus ancestros.

Signos de alarma

Las señales de alarma se encendieron luego de que en 2017 se cayera un enorme muro de roca que servía como contención a las olas, para que no alcancen las estatuas. Precisamente una fuerte marea fue la que lo destruyó. Este muro se construyó con una subvención de 400.000 dólares otorgados por Japón. Sin embargo, el Gobierno de la isla está pensando la posibilidad de mover los moáis.

Pero los ídolos no son los únicos que están en riesgo. La zona donde se encuentra el cráter volcánico de Orongo, que está adornada además con petroglifos, también es vulnerable. Este sitio tiene un valor espiritual, pues los antiguos pobladores de Isla de Pascua realizaban allí el ritual Moto Nui, una competencia para conseguir huevos de aves. Los grabados podrían quedar destrozados por las tormentas y mareas.

Rapú, el jefe cuidador del parque, dice que, aunque se pueden salvar las piezas con otras técnicas de transferencia o moverlas a un museo, esto haría que pierdan su contexto histórico.

Problema financiero

Aparte del tema histórico y de creencia que rodea una posible desaparición de los sitios arqueológicos de Isla de Pascua, también está el tema financiero. Esta región, de al menos 6.000 habitantes, se sustenta en la industria del Turismo. De hecho, en esa actividad es que se basa su economía. En 2017 la isla, que es patrimonio histórico de la humanidad, registró la entrada de más de 100.000 turistas que generaron ganancias de 70 millones de dólares.

¡Compártelo en tus Redes!