Describirlo no es tan fácil. Es como mezclar la carrocería de un coche deportivo con un tanque de orugas y a esto agregarle un poderoso motor de camión de alta potencia.

Los números que registra el Ripsaw se acoplan bastante a esta descripción. Puede alcanzar una velocidad hasta de 120 kilómetros por hora en superficies donde cualquier otro todoterreno normal no lograría llegar ni a la mitad. Cuenta con un habitáculo monoplaza y “levita” sobre las ruedas usando una suspensión tan brutal que su desplazamiento es de 40 centímetros.

Esta espectacular máquina pesa 3.315 kilogramos y es movida por un motor Hellcat Hemi V8 de 1.500 caballos de potencia. No obstante, se trata de sus máximas especificaciones. También se pueden reducir unos 500 caballos para alcanzar una máxima velocidad de 88 kilómetros por hora.

Se puede escoger la opción de un solo tanque o dos tanques de combustible para portar un máximo de 230 litros de gasolina.

¡Compártelo en tus Redes!