San Cristiano Ronaldo

San Cristiano Ronaldo

El día iba a llegar. El Real Madrid de Zidane hace agua. No ve una. Ni contra el Barcelona de Messi ni contra el Celta de Vigo ni contra nadie. Y la razón principal no es el mal estado de forma goleadora de Benzema, que pesa obviamente, sino la desaparición de Cristiano Ronaldo de la “escena del crimen”. ¿Hace cuánto no marca en La Liga? ¿Cuántas oportunidades ha errado a puerta de gol? ¡Sí! ¡Muchas!

Y es que hoy por hoy, ad portas de cumplir 33 abriles, Cristiano, a pesar de su todavía imponente presencia en el campo de juego, parece la sombra del súper atleta que fue. Del semidiós que la embocaba en todas las redes. ¡Gol! Con las dos piernas, de cabeza, de taco, de media volea, con el muslo, la pantorrilla, de tiro libre, fuera del área, de rebote, de “arepa” (símil de suerte).

Ahora bien, como anoté al inicio de este artículo, el día iba a llegar. Así como en su momento le llegará a Messi. Porque el tiempo pasa y, a ese nivel de competencia, el desgaste es atroz. Lo cual, traducido a primera persona, significa que ha perdido velocidad, tino, potencia. Todo un arsenal.

Antes, y esto sí es de elogiar, su protagonismo en la cima del fútbol mundial se ha mantenido hasta última hora. Porque a su edad muchas otras grandes estrellas del balompié moderno, Kaká, Ronaldinho, etcétera., ya estaban relegados a la banca de un gran equipo o eran titulares en torneos de segundo, tercer o cuarto nivel. Es decir, habían doblado la página.

Sí, no es fácil aceptar que, como en el cine, los dioses del fútbol también son de barro.

Al respecto, antes de irme, quisiera anotar un dato curioso. Mientras el Barcelona parece haberse jugado con Dembelé o Coutinho la carta de recambio futuro para Messi, que es dos años menor que Cristiano, El Madrid parece haberse dormido en sus laureles. Dejó ir a Morata, que si bien no lucía como un segundo Cristiano sí podía sustituir a Benzema. No fichó a Mbappé, que al parecer se moría de ganas por vivir en Madrid. ¿Y Asensio? Bueno, Asensio, a mi juicio, tiene el mismo problema de James: hace una de cal y otra de arena.

¡Hasta la próxima!

Isa Garcia 

¡Compártelo en tus Redes!