Si tienes movilidad reducida, ayúdate con un scooter eléctrico

Aún tenemos que derribar muchas barreras para conseguir que exista igualdad entre las personas que tienen movilidad reducida y las que no. Muchas de las cosas que hay que hacer en este sentido dependen de leyes oportunistas y de las preferencias de los gobernantes de turno, pero hay otras que pueden lograrse con la ayuda de la tecnología.

Este es el caso de los scooters eléctricos, que transportan fácilmente a personas con problemas de movilidad haciendo que éstas puedan desarrollar su vida con total normalidad.

Un scooter viene a ser un híbrido entre una silla de ruedas y un ciclomotor. Funcionan con baterías recargables y su conducción es muy sencilla.

Variedad de modelos

Existen diferentes modelos en el mercado con diferente potencia, forma, asiento y accesorios pero hoy vamos a destacar los scooters eléctricos Moverte.com. Moverte Innovación y Accesibilidad, es una ortopedia online que lleva muchos años devolviendo la autonomía a miles de personas con sus productos de rehabilitación y de apoyo. Su catálogo de scooters es muy variado. En él puedes encontrar scooters pequeños, medianos, grandes y hasta plegables, aunque todos ellos son muy manipulables si necesitas subirlos al coche o aparcarlos en algún lugar.

No requieren de mantenimiento periódico, solo tienes que preocuparte de tener siempre cargada la batería, para lo que únicamente necesitas un enchufe estándar como los que tienes en casa.

Personalizables

El scooter puede personalizarse según las necesidades de cada usuario: luces de señalización, bolsas de transporte, porta bastones, porta vasos, etc. También se venden diferentes accesorios como baterías para scooter, chubasqueros especiales, monos y petos para protegerse del frío.

Aunque los productos de ayuda a la movilidad que existen son muchos, ninguno va a aportar a su dueño tanta libertad como la que aporta un scooter eléctrico. Los que están lesionados, sufren de sobrepeso o su edad no les permite recorrer largas distancias, están de suerte. Las sillas de ruedas ya han pasado a la historia.

¡Compártelo en tus Redes!