Shell descubrió los riesgos del cambio climático desde 1991, pero... ¡no hizo nada!

La multinacional petrolera Shell tiene conocimiento pleno sobre el cambio climático y sus efectos para el planeta desde hace más de 25 años y, aún así, durante todo este tiempo ha seguido actuando en deterioro del medio ambiente, según informa la web de noticias neerlandesa De Correspondent luego de adquirir un documental grabado en 1991.

En la mencionada grabación, La compañía de hidrocarburos anglo-holandesa Royal Dutch Shell advertía sobre los peligrosos efectos del calentamiento global y afirmaba que “tomar medidas ahora es la única salvación que tenemos“. Pese a este anuncio, el gigante petrolero continuó su inversión regular en combustibles fósiles llegando a participar en un proyecto que, de forma deliberada, generó dudas sobre las ciencias del clima.

¿Dónde está la ética corporativa de Shell?

Un vocero de Shell afirma que la multinacional “ha desarrollado una posición de liderazgo en energías más limpias“. Sin embargo, la encargada del asuntos de cambio climático de la ONU, Patricia Espinosa, es clara al indicar que todas las inversiones que realizan las grandes compañías petroleras “todavía son insuficientes y no producen el impacto que realmente necesita el planeta“.

Por otro lado, uno de los científicos que contribuyó en la elaboración del documento audiovisual, Tom Wigley, considera que las acciones de Shell no han sido consistentes “en absoluto” si se tiene en cuenta todas las advertencias que registró en la década de los 90.

“El hecho de que Shell comprendiera todo esto en 1991, y que un cuarto de siglo más tarde esté tratando de abrir el Ártico para la perforación de petróleo, nos dice todo lo que necesitamos saber sobre la ética corporativa de la industria de combustibles fósiles. Shell hizo una gran diferencia en el mundo, una diferencia a peor”, señaló Bill McKibben, un experto en medio ambiente consultado por el diario ‘De Correspondent’.

Este es el vídeo titulado Climate of Concern:

¡Compártelo en tus Redes!