La situación inmobiliaria en Mallorca en 2018

isla de Mallorca
Panorámica de la ciudad de Palma vista desde el castillo de Bellver.

Cuando ya han pasado unos meses desde que se diera comienzo al año 2018 la situación inmobiliaria en la isla no ha cambiado mucho respecto a los últimos datos que se tienen del año pasado. El precio sigue siendo uno de los más elevados a nivel nacional y el alquiler vacacional está haciendo estragos en ciudades como Palma y otras pequeñas localidades turísticas de la isla.

Y es que comprar un piso en Palma de Mallorca puede parecer toda una odisea para el consumidor medio si no se conoce cuáles son las agencias inmobiliarias de Mallorca que ofrecen las mejores ofertas y oportunidades de entre todas las inmobiliarias mallorquinas.

Una de las regiones más caras de España

Con los datos de los últimos informes que han visto la luz del Instituto Nacional de Estadística está claro que Mallorca es uno de los lugares de España donde el metro cuadrado de suelo construido está más caro. Esto supone una dificultad para los jóvenes en especial porque les perjudica de forma directa cuando intentan emanciparse para vivir solos o formar una familia.

Y es que según estos datos el precio medio del metro cuadrado de una vivienda se sitúa en el entorno de los 1.900 euros, situándose en cuarto lugar a nivel nacional solo por detrás de la Comunidad de Madrid, del País Vasco o de Cataluña, que lidera el ránking con un precio por metro cuadrado que supera los 2.500 euros.

Aunque Mallorca no está entre los tres primeros puestos y se pueda apreciar una diferencia significativa con estos, lo cierto es que la situación es peor que en esas autonomías ya que los sueldos de esas regiones están entre los más altos del país pero no esto no ocurre así ni en Mallorca en particular ni en Baleares en general. Un mallorquín debe dedicar una media de 14’7 años de su sueldo para poder convertirse en propietario de una vivienda, una cifra muy superior a la de otras regiones como Madrid donde solo necesitan unos 8’1 años e incluso duplicando la media nacional que se encuentra en los 7’6 años.

Liderando la compraventa de viviendas

Esta situación de precios elevados e inaccesibles para las clases medias y populares contrasta con la bonanza que vive el sector inmobiliario en Mallorca. Y es que con los datos de noviembre de 2017 que ha ofrecido el INE las Islas Baleares es la segunda comunidad autónoma con más transacciones de vivienda por cada 100.000 habitantes, con una cifra que alcanza las 138 operaciones.

Si bien no ha tenido un incremento sustancial respecto al año anterior sí se sigue en los primeros puestos de compraventas, encontrándose la explicación y el origen de esto en que son viviendas compradas para uso turístico de personas del resto de España y de Europa más que por los propios nativos de la isla. Aunque es cierto que los mallorquines también están aventurándose más a comprar viviendas en los últimos años gracias a las buenas cifras de empleo que provoca el auge del turismo en la isla, especialmente el alemán.

La disponibilidad de suelo, un problema inminente

Según un estudio de una prestigiosa sociedad de tasación de activos inmobiliarios uno de los problemas de mayor envergadura al que la isla se va a enfrentar en un breve período de tiempo es el de la disponibilidad de suelo para construir viviendas. Según los datos se estima que en un plazo de cinco años el suelo disponible para iniciar construcciones de vivienda estará agotado, aunque la situación es peor en la isla vecina de Ibiza.

Un inconveniente que están alertando a las instituciones y que tiene como origen la buena salud del sector del ladrillo en la isla, especialmente en Palma y los pueblos de alrededor cuyo nivel de construcciones está alcanzando el máximo disponible. El stock de viviendas tan reducido es una de las causas que está detrás del incremento de los precios en los últimos años a pesar de la crisis económica y es que la demanda de viviendas supera en un alto porcentaje a la oferta disponible.

La isla de Mallorca está demostrando ser una de las zonas donde el sector del ladrillo goza de una mejor situación tras haber superado la crisis del sector mucho antes que en el resto de España y con elevadas proyecciones de construcción de nuevas viviendas para satisfacer la alta demanda.

¡Compártelo con tus amigos!