¿Qué nos ha traído la tecnología en este siglo?

Qué nos ha traído la tecnología en este siglo

Nadie duda de que apenas estamos empezando, de que el desarrollo tecnológico crece imparable a un ritmo cada vez más acelerado, como una gran sombra que lo absorbe todo a su paso. Pero, en estos años que llevamos de nuevo siglo… ¿Qué grandes pasos hemos dado en nuestro día a día?

GPS espía

Comenzamos hablando de la tecnología propia de las grandes películas de espías o detectives que todos hemos visto desde pequeños y que ahora está a disposición de todos, como por ejemplo el localizador gps coche al más puro estilo James Bond, un gps espía que te puede ser de lo más útil instalado en tu propio coche como localizador de vehículos, para que en caso de robo puedas denunciarlo a la policía y que estos lo puedan encontrar fácil y rápidamente.

Y es que no hace falta que realmente quieras hacer tareas de auténtico espionaje para sacarle provecho a estos gadgets, tal vez no son de gran utilidad para nuestra cotidianeidad, como el caso del gps que acabamos de nombrar, pero sí muy efectivos cuando los necesitemos. Igualmente, una mini cámara colocada discretamente en algún lugar de nuestra propiedad, nos puede advertir de si se están realizando actividades  ilícitas dentro de nuestro negocio, por ejemplo, por parte del personal de confianza.

Las criptomonedas

Y llegó el dinero virtual, que aunque ciertamente nos hubiese sido muy difícil de imaginar en el siglo pasado, ya están en boca de todos y han entrado al mercado para conquistarlo. ¿Y qué son las criptomonedas? Pues se trata de dinero digital, no tangible, gracias al cual se realizan miles de transacciones económicas cada día y que está aumentando su valor exponencialmente. Su ventaja principal radica en que el propietario de este dinero es el único que puede manejarlo y siempre lo tienen a su disposición, por lo que desaparecen las posibles comisiones con las que las entidades financieras nos requisan sin piedad.

Concretamente el Bitcoin, desde que comenzara su andadura en 2009, se ha convertido en la criptomoneda líder del mercado. Es una moneda que, como hemos aludido, permanece descentralizada, es decir que no está en poder de ningún gobierno u organización, banco o entidad financiera, con lo que este dinero tiene, entre otras muchas, la gran ventaja de no poder ser confiscado en ningún caso.

Muchos propietarios tempranos, que fueron muy avispados,  muy afortunados, o ambas cosas a la vez,  y decidieron adquirir, comprar o minar esta moneda virtual antes de que tuviera un valor significativo, amasan en la actualidad una gran fortuna. El caso más reseñable es el de su creador, conocido con de pseudónimo de Satoshi Nakomoto y del que nadie sabe su verdadera identidad. EN este caso, evidentemente, fue algo más que ser avispado o afortunado, sino ser todo un genio aventajado en esta materia.

Se estima que Satoshi tendría un millón de bitcoins, con un precio actual en el mercado que ronda los 10000 dólares de valor de cada uno de esos bitcoins. Si en este momento Satoshi decidiera vender tal cantidad de monedas, el exceso de oferta resultante bajaría su precio exponencialmente, al regirse por la ley de la oferta y la demanda. Sin embargo, evidentemente, cualquier persona racional que tenga una gran cantidad de esta criptomoneda en su poder, buscaría como maximizar sus ganancias en caso de querer venderlas y lo haría distribuyendo sus ventas poco a poco, espaciadas en el tiempo, para minimizar el impacto en la devaluación del precio.

El modo en qué vemos las películas

Y si hablamos de cosas cotidianas, lo que realmente ha cambiado en este siglo es nuestra forma de ver cine. La mayoría de nosotros ya utiliza su ordenador en lugar del televisor convencional, o un televisor inteligente que es como un ordenador, para poder tener cine a la carta gracias a las numerosas webs de descargas o visualización online que se puede localizar en internet.

En este sentido, los servicios streaming son los más demandados, pero ¿que es streaming? Pues el streaming es un sistema que permite escuchar audio o visualizar vídeos sin necesidad de descargar los archivos.

¿Cómo se utiliza el streaming? El streaming funciona de forma muy sencilla. En primer lugar se establece la conexión con el servidor que comienza a enviar el archivo. El usuario empieza a recibir el archivo y lo va almacenando en un buffer o almacén donde se va guardando. Al tiempo que el buffer se ha llenado con una pequeña parte del archivo original, ya empieza a reproducirlo mientras la descarga continúa en segundo plano, por lo que no es necesario esperar a que se descargue completamente.

En la actualidad, con la velocidad de descarga de archivos de cualquier usuario, es más que suficiente para visualizar películas de calidad sin ningún problema y sin tener que esperar más que unos segundos desde que le damos a play y comience su reproducción. Aún así, si se producen descensos de velocidad considerable y se consume todo el archivo descargado y acumulado en el buffer, entonces si se produciría un corte en la reproducción y tendríamos que volver a esperar a que se llenase para seguir viendo nuestro vídeo.

EL ocio del siglo XXI

Por último, en este breve repaso de los cambios que ha experimentado nuestra sociedad en este recién estrenado siglo, nos encontramos ante la innovadora forma de entender el ocio. Desde la llegada de los móviles inteligentes y las numerosas aplicaciones que se pueden descargar y aplicar en nuestro smartphone, también se encuentra, además de una colosal cantidad de información, nuestro entretenimiento. En este sentido, el juego de clash royale se lleva la palma y ha conseguido batir todos los records de descargas.

Si aún no sabes como descargar Clash Royale, pincha en el enlace para poder descargar clash royale hoy mismo y empezar a disfrutar de este juego a tiempo real de uno contra uno, cuyo objetivo principal es conseguir derribar las torres del enemigo usando nuestras cartas. Con él, tienes horas de diversión aseguradas, y seguro que en poco tiempo no sabrás cómo has podido estar tanto tiempo sin él. Además, es completamente gratuito.

¡Compártelo en tus Redes!