Terapia de pareja: la solución a tus problemas

Cada vez más personas van a terapias de pareja para arreglar los problemas que tienen en sus relaciones.

Terapia de pareja, la solución a tus problemas

Es totalmente normal que una pareja pase por un bache en su relación. Las discrepancias, las tensiones, las frustraciones, entre otras, es un problema que afecta a cualquier pareja. No tiene porque derivar en problemas más graves si esos pequeños malentendidos se resuelven a tiempo. El problema de esto es que ambas partes tienden a guardar, ocultar o disimular esos conflictos internos, en lugar de expresarlos e intentar ponerle solución. De ahí que lleguemos a un punto en el que parece que ya no hay nada que hacer, pero no es así, perder la esperanza es un síntoma de debilidad. Todo se puede solucionar con el proceso adecuado.

Los terapeutas de pareja saben cómo actuar para devolverte esa tranquilidad y estabilidad amorosa que tanto añoras. Un profesional tratará de guiarte tanto de manera individual para que trabajes contigo mismo, pero también de forma conjunta entre los dos miembros de la pareja. El objetivo es pulir esos pequeños errores que estamos cometiendo día tras día, que, en lugar de mejorar la situación de pareja, la empeora constantemente.

La terapia de pareja no es más que un recurso eficaz para resolver una problemática. Tendemos a guardarnos nuestros conflictos, restringiendo el acceso a cualquier persona que quiera ayudar. Es comprensible que una pareja no quiera contar por lo que está pasando a su círculo cercano, pues puede conllevar presiones, comentarios desafortunados o habladurías en el mismo entorno. Pero un profesional, en este caso un psicólogo o una psicóloga, no te va a juzgar. Está ahí para ayudaros con todas sus herramientas y esfuerzo para que la relación salga a flote.

Terapia, ¿Qué es exactamente?

Una terapia, en el campo de la Psicología, consiste en una serie de reuniones en los cuales, mediante la conversación y otras técnicas, la persona o personas que acuden quieren vencer sus dificultades. Para ello es necesario que la misma persona comprenda como se originaron los problemas y cómo puede afrontarlos. Conociéndose mejor puede generar nuevos modos de resolver tus problemas.

La terapia de pareja no es más que un tipo de terapia psicológica en la que dos personas quieren superar sus dificultades juntas, ya que ambas quieren permanecer uno/a al lado del otro/a. Esa es la única premisa importante en este tipo de terapia, que ambas partes estén de acuerdo en resolver las diversidades de manera conjunta. Aunque también existen terapias de pareja en las que solo uno de los dos es quien acude a las sesiones, esta modalidad no tiene el impacto ni la eficacia suficiente para crear competencias de resolución como tiene la opción de metodología conjunta. De modo que, si uno de los dos miembros está ignorando lo que ocurre, no podrá avanzar personalmente ni con su compañero/a sentimental.

Pero ¿Qué tipo de problemas experimentan estas parejas habitualmente? En términos generales, las parejas suelen tener un déficit marcado en entendimiento y habilidades de comunicación. Esta dificultad es la que más afecta en la pareja, ya que, si ambos no tienen una buena comunicación, los problemas se irán acumulando a causa de no poder resolverlos al no tener las herramientas comunicativas necesarias para afrontarlos. El segundo problema es el sexo, pues muchas parejas no se sientes satisfechas sexualmente o tienen problemas para excitarse, lo cual crea frustración tanto personal como con la pareja. Por último, la desconfianza es el arma más traicionera en la relación. Cuando una pareja no confía uno en el otro, aparecen muchos más problemas derivados de este último. Los celos, el nerviosismo, la tensión, el control, la desesperación son algunas de esas consecuencias.

Lo difícil no es imposible

Hay casos en los que todas las problemáticas nombradas con anterioridad están trabajando conjuntamente para destruir la pareja. De modo que, la terapia tiene que ser del todo personalizada, ya que cada pareja es un mundo. No obstante, todos los ejercicios que engloban la terapia completa estarían guiados por los siguientes focos:

  1. Sanar las relaciones íntegramente alcanzando todos aspectos psicológicos y emocionales de cada individuo y de la pareja. En una terapia de pareja, el profesional dota de las competencias necesarias a la pareja para que puedan resolver futuras dificultades por sí mismos.
  2. Mejorar la comunicación entre ambos miembros, a través de la adquisición de habilidades sociales como el asertividad y la escucha.
  3. Eliminar tensiones acumuladas mediante el diálogo para descargar emociones negativas y focalizar en nuevas positivas.
  4. Compartir un proyecto común creando espacios personales y de independencia

Puedes practicar algunos de ejercicios profundizando en diferentes tácticas dentro de cada foco de aprendizaje. Sin embargo, resultará mucho más eficiente la ayuda de un profesional en el proceso de sanación y mejora, ya que él o ella sabrá el proceso a seguir. Anímate y no dejes que los prejuicios te acompañen en tu decisión.

¡Compártelo en tus Redes!