El vaivén del corazón

Sin ti,
ya no existe la angustia
por verificar, cada segundo, el móvil.

Sin ti,
tengo el corazón ordenado,
y aquellos pedazos que estallaste,
están ya muy bien soldados.

Sin ti, soy.
Mejor versión que contigo,
dónde va a parar.
Si me vieras en el catálogo,
me pedirías para Reyes.

Sin ti, sonrío.
Ya no mido mis palabras,
ni pienso lo que dejo de decir;

– (no fuera a ser -que no fue-, que escapara
entre mis labios un te quiero y
no fuera a ser, que te fueras
otra vez -que sí fue-) –

Sin ti, que el pasado es caprichoso
y ha vuelto demasiadas veces.
– (lo que costó echar cerrojo) -.

Sin ti, por fin.
Sin ti, conmigo.
Sin ti, punto y aparte.
Sin ti, comienzos.

Y sin ti, llegó él.
Puro vendaval,
que puso ‘patas arriba’ la casa,
cuando supo abrir de golpe mis ventanas.

Con él, quiero la vida
Con él, confío.
Con él, amor.
Con él, sosiego.
Con él, deseo.
Con él, presente.
Con él, lo que venga.

Sin ti, ahora me doy cuenta, que todo.

Echo la vista atrás y no reconozco,
el tiempo que invertí para entender
que sin ti, mejor…. La de guerra que me has dado.
Y eso que nunca fuiste…

¡Compártelo en tus Redes!