¿Qué se debe hacer al visitar Córdoba?

Qué se debe hacer al visitar Córdoba

Córdoba es una de las ciudades con muchos lugares por conocer. Es muy conocida por la fascinante Mezquita de múltiples arcos, uno de los edificios islámicos más grandes del mundo. Pero la Córdoba de hoy, es mucho más que la Mezquita, con mucho que ver y hacer, algunas actividades con encanto, y excelentes restaurantes y bares y merece mucho más que la fugaz visita que le dan algunos viajeros.

Los encantos de Córdoba se despliegan a medida que se exploran los serpenteantes callejones empedrados de la ciudad medieval al oeste, norte y este de la llamativa zona turística que rodea la Mezquita, deambulando entre balcones y lámparas de hierro forjado, plantas en maceta, árboles colgantes, edificios de piedra dorada y verdes patios interiores, que emergen cada pocos minutos en otra pintoresca plaza escondida.

Relajarse con un baño Árabe

Si se visita Córdoba con ánimos de relajarse, conocer y despejar la mente, no cabe duda que se debe asistir a los Baños Árabes de Córdoba, que sirven para limpiar la piel, el espíritu y tener unas horas de completa relajación. En ellos, además de piscinas, se pueden aprovechar de duchas, salas de vapor e incluso hospedaje.

Dentro de la rutina, que generalmente se hace en estos lugares, se encuentra primeramente una leve ducha, la cual será el inicio, para posteriormente ingresar a una piscina, con alrededor de la temperatura corporal (36°) para comenzar a desprenderse de todo el estrés y angustias que se tengan acumuladas. Posteriormente, se podrá  decidir si se quiere sumergir en aguas calientes o frías.

Baños Árabes de CórdobaConocer la Mezquita

Construida entre los siglos VIII y X, la mezquita de Córdoba es uno de los primeros y más bellos ejemplos de la arquitectura islámica española.

Es una de las maravillas culturales de España. El mejor símbolo de esta época dorada es el bosque de columnas y arcos de herradura que le dan la bienvenida a la entrada, con sus dos tonos de ladrillo y piedra.

La mezquita se convirtió en iglesia, tan pronto como Córdoba fue retomada en 1236. A partir de esa fecha, se construyeron varias capillas, culminando con la nave de la catedral en el siglo XVI.

Conocer la MezquitaVisitar el Alcázar de los Reyes Cristianos

El Alcázar es un palacio de estilo mudéjar con espléndidos jardines. El palacio es más bien una fortaleza, construido para uso militar, pero el museo sigue siendo interesante. Destaca el lugar donde los Reyes Católicos celebraron la corte en el siglo XV y lanzaron su conquista de Granada. Las vistas más importantes son la Sala de los Mosaicos y un sarcófago de piedra romana del siglo II o III. Los jardines son el verdadero punto culminante.

Visitar el Alcázar de los Reyes CristianosRecorrer el Patio de los Naranjos

El patio de los Naranjos es la entrada principal al complejo, donde los fieles musulmanes realizaban sus abluciones antes de la oración.  Contiene las fuentes de la época, al igual que la cuadrícula de 98 naranjos que son especialmente bonitos y perfumados en primavera cuando están en floración.

Caminar por el Puente Romano

Atravesar el Guadalquivir, por esta pasarela augustal es una de las cosas que todo visitante de Córdoba debe hacer. Las panorámicas son dignas de una postal, tanto si se encuentra en la orilla sur contemplando la Torre de la Calahorra y 16 arcos con la Mezquita Mayor al fondo, como si se está haciendo la emocionante travesía hacia el casco antiguo.

Data del siglo I, pero la estructura actual es completamente medieval. Se recomienda ir al atardecer cuando las piedras del puente y el paisaje de la ciudad se bañan en un resplandor anaranjado.

Caminar por el Puente RomanoAsistir a la Plaza de la Corredera

Es una plaza clásica castellana que fue construida a finales del siglo XVII y que mide 113 metros por 55. Como todas las plazas centrales españolas, es uno de los centros de la vida cotidiana y a todos los lados hay arcadas que permiten escapar del resplandor del sol en verano.

Durante muchos años las corridas de toros de la ciudad se celebraron allí mismo y luego fue el lugar del mercado de comida de la ciudad. Ahora, es un vasto espacio abierto, un buen lugar para conciertos de verano y el elegante telón de fondo para pasear en cualquier otro momento.

Asistir a la Plaza de la Corredera

¡Compártelo en tus Redes!